0 elementos

Cómo aprender refranes, dichos populares o modismos en español

B2, C1, C2, Consejos para mejorar tu español, Español, Practicar tu español

Dichos populares y refranes en español

Seguramente muchas veces te habrás preguntado cómo puedes aprender refranes o dichos populares en español, si normalmente no son iguales en tu idioma. Porque sí, nuestros idiomas están llenos de expresiones idiomáticas, modismos, dichos y refranes que son difíciles de traducir a otros idiomas, porque utilizan un lenguaje metafórico. Sé que es una de las cosas más difíciles al aprender un idioma nuevo, pero también es uno de los aspectos más enriquecedores. Hay algunas diferencias entre los dichos y expresiones idiomáticas (más flexibles y sencillas) que los refranes (Frases independientes, moralizantes y que no son flexibles) pero para los consejos que puedes encontrar hoy en este artículo, no nos importa.

Estas son expresiones que marcan la diferencia, que hacen que la persona que te escucha se sorprenda y te diga «qué bien hablas mi idioma». Y eso nos da mucha satisfacción, porque sentimos que nuestro idioma pasa al siguiente nivel y los demás lo notan.

El orden sí importa. No es lo mismo «se ha quedado con la miel en los labios» que «se ha quedado con los labios en la miel»

Presta atención al orden de las palabras

Yo también he sido estudiante de idiomas, y también a mí me encanta usarlas en inglés y portugués, pero para mí, al principio era muy difícil recordarlas, y pensaba ¿Qué puedo hacer para recordar o memorizar mejor estos dichos populares o modismos? ¿te lo has preguntado alguna vez?

Repetir, repetir y repetir

¿Sabías que el cerebro necesita ver una palabra nueva entre 15 y 20 veces para recordarla? Depende de la dificultad y el contexto de la palabra, pero está claro que es muy importante verla repetida en diferentes lugares. Si además tiene contexto, es mucho mejor. Puedes leer este artículo de la BBC que habla más del tema.

Abre bien los oídos a estas expresiones, y coge un cuaderno para escribirlas

Es muy importante estar atento o atenta a estas expresiones cuando escuchamos la radio, vemos una película en el cine o una serie en la televisión. También cuando vamos en el autobús, o si estamos en una conversación con amigos, o leyendo en un libro. Yo sé que recuerdo mejor las expresiones que he oído en las series de la televisión que veo en Versión Original.

Cuando te encuentres con una nueva expresión popular, un refrán o un dicho, te recomiendo que lo apuntes en un cuaderno junto con una explicación de lo que piensas que significa. Si algún amigo o amiga te la explica, mucho mejor, porque la recordarás con más facilidad. Puedes escribir dónde la has escuchado, marcar alguna palabra clave que no conocías o que piensas que es importante para recordar. También puedes subrayar o marcar con algún color las palabras más interesantes de la expresión.

Después de unos días, coge el cuaderno y vuelve a leerla. Piensa si el significado está más claro en tu mente, y después intenta memorizar las palabras.

Para aprender refranes o expresiones idiomaticas nuevas es muy útil escribir de forma ordenada en un cuaderno las nuevas expresiones que vas aprendiendo.
Mantener un cuaderno con las nuevas expresiones te ayudará a memorizarlas y a pensar en ellas.

El orden es importante

Seguramente las has olvidado o no recuerdas exactamente el orden de las palabras. Es normal las primeras veces, ¡no te desesperes!

Fíjate bien en el orden de las palabras. La expresión funciona bien si la dices en el orden correcto. La posición de cada palabra marca la diferencia para la persona que te escucha, que puede no comprender del todo la expresión que quieres decir.

Por ejemplo, no es igual decir que alguien «se ha quedado con la miel en los labios» que decir que «en los labios se ha quedado la miel» o que «la miel se ha quedado en los labios». En el primer caso, queremos expresar que la persona se ha quedado esperando más de algo; Mientras que en los otros dos casos el significado es literal, y simplemente decimos que la persona tiene la boca manchada de miel.

Lee los dichos populares en voz alta.

El cerebro tiene más facilidad en recordar las palabras que hemos pronunciado antes que las que nunca has dicho. Lee la frase, familiarízate con las palabras, con el orden, con los sonidos. También recordamos más las palabras que hemos escuchado, por lo que es bueno que te oigas a ti mismo/a pronunciar la frase.

Cambia de ritmo, léela más lento y más rápido, busca la conexión entre las sílabas y la expresión poco a poco te parecerá más normal y familiar.

Practica los refranes y expresiones nuevas

La nueva expresión (que es un conjunto de palabras) necesitas escucharla, leerla o decirla como mínimo 15 veces para recordarla y poder usarla en un contexto correcto. Intenta ponerla en práctica, usarla en tu día a día en cuanto puedas, y una vez que la tengas asimilada y te salga natural, puedes sentirte satisfecho o satisfecha de un trabajo bien hecho.

Si te estás preparando para un examen, como DELE B2 o superior, y sientes que ya controlas unas cuantas expresiones, es el momento ideal para usar estos dichos o refranes. A los examinadores nos encanta oírlos en el examen oral. Aún recuerdo en un examen de DELE B2 a una estudiante que en su examen oral dijo «mis hijos tienen la habitación como una leonera». La otra examinadora y yo nos quedamos muy sorprendidas, porque es una expresión que los padres o madres de España dicen más de una vez, y lo valoramos muy positivamente en el examen.

Escribir en el cuaderno otras expresiones similares o con alguna relación te pueden ayudar a recordarlas. Aquí se relacionan dos refranes con la palabra madrugar.
Relaciona otras expresiones similares o que tienen algún elemento común.

Busca más expresiones, y relaciones entre ellas.

Ya que has memorizado un dicho, puedes seguir escribiendo en tu cuaderno otras expresiones que te encuentres en tu día a día. También puedes buscar en Internet expresiones que incluyan una palabra concreta.

Te pongo un ejemplo: si has escrito ya en tu cuaderno un refrán relacionado con madrugar, como «no por mucho madrugar amanece más temprano», puedes buscar la palabra «madrugar» y relacionarla con «a quien madruga, Dios le ayuda». Al final, tendrás un bonito cuaderno de expresiones de español avanzado y podrás ver la evolución de tu aprendizaje, y recurrir a tus notas para refrescar tus conocimientos.

Si te ha gustado este artículo sobre cómo aprender dichos populares, modismos y refranes, también puedes visitar mi página de Instagram, donde suelo poner dichos populares que seguramente serán nuevos para ti y que te servirán para aumentar tu fluidez y vocabulario, como este post relacionado con el refrán sobre la lluvia «nunca llueve a gusto de todos».